Mía, una película sobre la transexualidad


13 de mayo de 2012

El film "Mía", ópera primera del argentino Javier Van de Couter, está protagonizada por la actriz cordobesa Camila Sosa Villada, una mujer transexual.

La película aborda la marginalidad de una muje transexual, sus vínculos, la creación de una familia, la capacidad de cuidar a otro.

Aborda la discriminación, la intolerancia, la marginación y la exclusión social pero también la infinita capacidad de amor que tiene el ser humano. Ale (Camila Sosa Villada) es una mujer transexual que se dedica al cartoneo y en sus tareas habituales descubre el diario personal de Mía, una mujer joven que murió dejando solos a su marido, Manuel (Rodrigo de la Serna), y a su pequeña hija, Julia (Maite Lanata).

El Congreso de la Nación aprobó la ley de identidad de género que otorga el derecho al reconocimiento de la identidad de género y a ser identificado de acuerdo con la vivencia interna de cada individuo en los instrumentos que acrediten su identidad respecto de su nombre de pila, imagen y sexo con los que allí es registrado.

Mía imagina una historia en la Aldea Rosa, un asentamiento ubicado entre la Ciudad Universitaria y el Río de la Plata que surgió a mediados de la década del 90, como respuesta a las declaraciones del entonces arzobispo de Buenos Aires, Antonio Quarracino, en torno a la idea de construir un ghetto que albergara a gays, lesbianas y transexuales.

Ale, interpretada por Camila Sosa Villada, es una de las chicas trans que vive allí. Vive de hacer ropa con su máquina de coser pero fundamentalmente como cartonera, cuando comenzaba a avanzar esa forma de ganarse la vida. En una de sus recorridas encuentra en la calle el diario íntimo de Mía, una joven que más tarde descubrirá se quitó la vida dejando solos a su marido y a su pequeña hija, encarnados por Rodrigo de la Serna y la ascendente Maite Lanata.

La relación entre Ale y la autora del diario, sumado al deseo de ocupar su lugar en especial junto a la pequeña con la que se lleva de maravillas, la llevarán a descubrir su verdadera naturaleza.

“Hay algo que está cambiando. Antes un chico insultaba a otro y le decía “puto”, mientras que ahora le dice “reprimido”. Por suerte algo está cambiando. Cuando empecé el rodaje pensaba que tenía claras un montón de cosas, sin embargo hacer la película me dio una nueva perspectiva del tema, del universo de la comunidad trans. En un momento hasta te olvidás de buscar lo masculino o lo femenino y creo que eso quedó en la historia. Espero que la gente pueda descubrirlo también”, dice el director.

No son muchas las películas en el mundo protagonizadas por mujeres transexuales, tal vez porque la gente todavía no está preparada para ver a alguien distinto como heroína de una película y “esto puede ser cultural –señala Van de Couter- pero creo que aún existe una resistencia social; no solo no están preparados para verlas como heroínas en el cine, lamentablemente tampoco como médicas, abogadas, empresarias, madres, pero por suerte eso está cambiando y creo que la película aporta una reflexión al respecto, creo que el cambio será potente y al que no le guste tendrá que aceptarlo de todos modos”.

Compartir el artículo:
Twitter || Facebook || Menéame || Digg it! || Delicious || Technorati

 
Proyecto de Fundación Triángulo con la colaboración Cattrachas y el Fondo CentroAmericano de Mujeres y financiado por la ODH-MAEC.