¿Qué es la transexualidad?

La transexualidad es una mas de las condiciones humanas y una prueba de la inmensa diversidad que existe en el ser humano. La transexualidad es una condición natural que se da en la humanidad en toda cultura y en todo tiempo.

Si bien la relación existente entre sus posibles causas biológicas y/o sociales aun no ha sido bien definida, se constata que en adaptación a los diferentes medios sociales y culturas siempre ha habido personas que han elegido manifestarse y vivir conforme al papel social del sexo contrario e identificándose con el género contrario al que conforme a la identidad biológica de su nacimiento le correspondería o en posiciones intermedias, que, en todo caso, no se corresponden con el pretendido patrón mayoritario y bipolar de diferenciación radical entre hombre y mujer.

Las sociedades han respondido de distinta manera ante este fenómeno a las personas que les han planteado este desafío. Hay y ha habido sociedades tolerantes e integradoras que han permitido a las personas transexuales vivir conforme a su identidad de género como miembros apreciados y socialmente integrados. Hay y ha habido sociedades represoras e intolerantes ante la transexualidad, que han condenado a sus miembros a la ocultación o a la marginalidad. Hay y ha habido sociedades criminales que han promovido el exterminio de quienes han desafiado a los patrones mayoritarios dogmáticos sobre la sexualidad. Hoy, en una sociedad global, este es todavía un campo de batalla en el que mayoritariamente se estigmatiza la transexualidad como un trastorno o enfermedad mental, se practica una discriminación sistemática sobre las personas transexuales y en un numero apreciable de países se criminaliza o se practica una violencia sistemática sobre la comunidad de personas transexuales.

En la actualidad, mientras unos pocos Estados han reconocido a la transexualidad como una condición más de las posibles en el ser humano y han articulado mecanismos para su protección y el reconocimiento de sus derechos civiles (derecho al matrimonio, a recibir asistencia sanitaria en el proceso de cambio, al reconocimiento civil del cambio de identidad, al ejercicio de los derechos de familia, etc.), otros Estados practican políticas de represión que pueden implicar el encarcelamiento, el castigo corporal o la pena de muerte.

Sin llegar a esos extremos muchas sociedades practican diversos grados de violencia institucional (persecución policial, ausencia de tutela legal) o de tolerancia hacia la violencia social contra las minorías transexuales (falta de protección policial o judicial ante asesinatos, linchamientos o agresiones menores). Por otro lado las mujeres transexuales padecen fuertes grados de rechazo social, dificultades para la inserción en el mercado laboral, en el acceso a la vivienda, a la asistencia sanitaria, en el ejercicio de sus derechos familiares, sexuales y reproductivos, que convierten al colectivo de personas transexuales en uno de los más desfavorecidos de la sociedad. El colectivo de personas transexuales es estadísticamente uno de los más afectados por condiciones de vida marginal (prostitución, drogadicción, etc.), uno de los más afectados por la dificultad de inserción laboral, probablemente el colectivo con mayores índices de suicidio así como de muertes por deficiencias en la asistencia.

En los países Centroamericanos y República Dominicana se han reportado decenas de asesinatos de personas transexuales sólo en el último año. Con la absoluta pasividad de los responsables policiales y judiciales, pero también de la sociedad civil.

- Más información en el Glosario de términos Trans y en La situación de las mujeres transexuales en Centroamérica >

Compartir el artículo:
Twitter || Facebook || Menéame || Digg it! || Delicious || Technorati

 
Proyecto de Fundación Triángulo con la colaboración Cattrachas y el Fondo CentroAmericano de Mujeres y financiado por la ODH-MAEC.