Informe "No vales un centavo"

El informe pone de manifiesto los abusos de derechos humanos en contra de las personas transgénero en Honduras
11 de febrero de 2012
PDF - 326 KB
Informe "No vales un centavo"

En este informe, Human Right Watch denuncia que la violencia contra personas transgénero es perpetrada, en la mayor parte de los casos, por funcionarios encargados de hacer cumplir la ley. La organización insta al gobierno hondureño a que asuma el compromiso de erradicar la violencia basada en la identidad y expresión de género a través de acciones concretas que garanticen que estos actos de violencia cometidos por actores estatales y no estatales sean investigados y llevados a juicio.

"No vales un centavo" En junio de 2008, Honduras apoyó la resolución sobre “Derechos humanos, orientación sexual e identidad de género,” aprobada unánimemente por la Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos (OEA). Honduras, junto con el resto de la OEA, expresó su preocupación frente a los actos de violencia cometidos en contra de las personas por su orientación sexual e identidad de género y se comprometió públicamente a ponerles fin.

Las autoridades de Honduras no han titubeado en firmar acuerdos internacionales en los que se comprometen a hacer que cese la violencia y a proteger a los grupos vulnerables. Sin embargo, los ataques en contra de las personas transgénero que muchas veces están en riesgo porque se considera que sus actos y su apariencia constituyen una afrenta a los estereotipos dominantes acerca de los roles sexuales, siguen siendo algo común en el país.

Prácticamente todas las mujeres transgénero entrevistadas por Human Rights Watch durante esta investigación realizada en Honduras a fines de 2008 y comienzos de 2009, hablaron de abusos, golpizas y maltratos por parte de la policía. Y los ataques de particulares motivados por prejuicios en contra de las personas transgénero son algo endémico.

El artículo 99 de dicha resolución, le otorga la facultad a la policía de detener a individuos por ser “vagos”. La ley define como vagos a “los mendigos sin patente, los rufianes, las prostitutas ambulantes, los drogadictos, ebrios y tahúres”. El artículo 142 le confiere a la policía la autoridad de arrestar a quien “se exhiba en absoluta desnudez o ... atente contra el pudor, las buenas costumbres y la moral pública” o al que ”por su conducta inmoral perturbe la tranquilidad de los vecinos”. La ley no da mayor explicación sobre estos términos y no existe jurisprudencia que permita entender el sentido de los mismos.

En este informe queda evidenciada la manera cómo la policía hondureña frecuentemente utiliza estas disposiciones para justificar el acoso y la detención arbitraria de las personas transgénero. Esta legislación también fomenta las detenciones de las personas transgénero que se dedican al trabajo sexual, el cual no ha sido tipificado como delito en la legislación nacional.

Otro factor que contribuye a la violencia permanente en contra de las personas transgénero es la impunidad. La ineficiencia y falta de eficacia en las investigaciones policiales son algo común a todos los procesos penales en Honduras pero se convierten en un problema particular en los casos relacionados con violencia en contra de las personas trans.

Cuando los casos no son investigados adecuadamente y a los perpetradores no se los captura ni sanciona, el gobierno envía un mensaje a la sociedad aprobando la violencia. También les dice a las víctimas que denunciar no tendrá como resultado ninguna condena ni reparación.

La inacción generalizada por parte del Estado con respecto a los ataques contra personas transgénero en Honduras, alimenta la violencia y fomenta la discriminación hacia ellas por parte de actores estatales y no estatales.

Informe en PDF: http://www.hrw.org/sites/default/fi...

Compartir el artículo:
Twitter || Facebook || Menéame || Digg it! || Delicious || Technorati

 
Proyecto de Fundación Triángulo con la colaboración Cattrachas y el Fondo CentroAmericano de Mujeres y financiado por la ODH-MAEC.